ACUPUNTURA PARA LA INFERTILIDAD FEMENINA

La infertilidad femenina supone la imposibilidad de concebir un hijo a partir de un año de intento, ya sea de forma natural o asistida.

Bajo la mirada de la MTC (Medicina Tradicional China) existen tres formas de infertilidad:

La primera, donde existen irregularidades a nivel físico, ya sea endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, miomas-fibromas uterinos, etc…. Donde, si se diera la mencionada tesitura, en primer lugar se haría imperativo regular esa situación. Por lo tanto, con la irregularidad corregida, es muy posible que la concepción se pudiera llevar a cabo con normalidad.

La siguiente irregularidad se deriva de trastornos energéticos. Las disfunciones energéticas muchas veces no se advierten en las analíticas. El trabajo del terapeuta experimentado consiste en indagar para averiguar dónde se encuentra el desequilibrio.

En líneas generales, los desbarajustes más habituales en estas situaciones implica sufrir “Estancamientos”, “Excesos” y/o “Insuficiencias” de energía de los distintos órganos y tejidos involucrados en la reproducción.

¿Cómo afectan los citados desbarajustes?

Lo que la MTC indica, los “Estancamientos” (de sangre, qi, flema, líquido) producen un bloqueo, producen una situación en la que las sustancias se estancan en una zona y no circulan de forma adecuada, hecho que impide que el estado del tejido en cuestión no ejerza su cometido convenientemente. 

Por ejemplo, el “Estancamiento” más frecuente en términos de energía es el “Estancamiento de Qi de Hígado”. El hígado tiene múltiples funciones a lo largo y ancho del cuerpo, con lo que si este órgano se encuentra paralizado (siempre en terminología de MTC), muchas de sus funciones no se producirían de forma adecuada. Curiosamente lo que más hace que el Qi del Hígado se obstruya no es un alimento, si no las emociones, en especial la ira reprimida y la frustración, haciendo mías las palabras de “Roberto Gonzalez” , quien sostiene que la frase del Hígado es “rotura de expectativas”.

Respecto a los “Excesos”, esto sucede cuando la vitalidad de un órgano o tejido, por sobresolicitación o cualquier otro motivo, sobrepasa su estado idóneo, lo que produce una hiperfuncionalidad, dando lugar al agobio de otros tejidos u órganos que se encuentran en situación normal. De nuevo repercutiendo en la normalidad del funcionamiento del organismo.

En cuanto a las “insuficiencias” (no tiene que ver con lo que se entiende por insuficiencia en medicina oficialista), constituye un estado del tejido u órgano en el que se encuentra en una fase de hipofunción, es decir, que padece de una debilidad en sí mismo.

Después de precisar la situación de la persona se valorará la técnica o las técnicas más apropiadas para su regulación. 

Leave a Comment

Phone: 629 988 396
Fax: 629 988 396
C/ San Vicente, 83 3º dpch. 18
Valencia, 46007, España