Meditación y salud, qué hay detrás?

Lo primero, informar que no hace falta ser una persona  mística para practicar y beneficiarse de la meditación, y ahora lo veremos.

 

 

La meditación es toda técnica de introspección consciente para efectuar cambios internos.

Existen distintas técnicas de meditación y distintos niveles de introspección.

 

 

Empezando desde las más básicas (y no por ello menos potente) podemos encontrar:

> Visualizaciones, trabaja de forma consciente la atención en el cuerpo, respiración y pensamiento

Este tipo de meditación suele efectuarse enfocado al control del estrés y malestares generales físicos. 

¿Cómo lo logra? No tiene nada de místico, una de las bases más importantes de la meditación es la respiración. Ésta, se encuentra muy estrechamente relacionada con el sistema nervioso autónomo (lo conforma los sistemas nerviosos simpático y parasimpático). 

La inspiración activa el sistema nervioso Simpático (inerva corazón, ojos, pulmones, corazón y músculos esqueléticos). Y por otro lado, la espiración estimula el sistema nervioso Parasimpático (relaja el sist. nerv Simpático y acciona el sistema digestivo). 

A continuación propongo un claro y simple ejemplo de cada: 

  • Cuando nos damos cuenta de que perdemos el autobús, instintivamente tomamos aire para emprender la carrera, activando el SN Simpático.
  • Después de un duro día de trabajo, en el momento que nos sentamos en el sofá, soltamos el aire y nos disponemos a relajarnos, estimulando el SN Parasimpático.

Para el asunto que nos atañe y a grosso modo, esta es la función  que cumple la respiración en nuestro organismo. 

Cuando  se realiza de forma consciente y constante, el resultado puede llegar a ser muy beneficioso a nivel físico y mental.

Una situación de estrés crónica supone un sistema nervioso Simpático exacerbado y un sistema nervioso Parasimpático deprimido.

Con un mínimo de experiencia y mediante la consciencia en la respiración podemos aprender a regular estas funciones. 

 

En una esfera más interna encontramos el siguiente estilo:

> Oración, dicha forma de meditación es más profunda. Tiene la capacidad de conectarnos con un particular “inconsciente colectivo” o estado de ánimo, logrando para quién lo practica una situación psíquica específica (véanse los mantras, rezos, la fe, la música, etc…), consiste en frases, expresiones, voces, sonidos que resuenan internamente y posee la capacidad de proporcionar un estado mental de consuelo y bienestar.

 

En esta forma de meditación, aunque importante, no es tan determinante la conciencia en la respiración, su eficacia reside en las repeticiones de las palabras o sonidos escogidos.

Si bien puede relacionarse la “oración” con cuestiones religiosas, no es de uso exclusivo de las personas religiosas. Siendo así, su significado además de la connotación devota, corresponde a “pronunciar un discurso”. 

Por ejemplo: cuando nos repetimos “yo puedo, yo puedo, yo puedo…”, “va a ir todo bien, va a ir todo bien…”, o decidimos escuchar algún tipo de música para que me acompañe en mi estado de ánimo, o por lo contrario, para que me aparte del estado de ánimo en el que me encuentro. Aunque no podemos negar que en alguna ocasión no se nos ha escapado un “por dios que…”.

 

Por último, hallamos la categoría más íntima de meditación:

> Meditación profunda, este modelo de meditación, trabaja a niveles más profundos que las anteriores. Se enfoca en el trabajo de la aceptación propia, es decir, aceptar mi cuerpo, mi mente, mis emociones, mi entorno, etc…. 

La intención es admitir y reconocer la realidad tal cual es, alcanzando así una visión clara de la existencia, obteniendo la liberación de las cargas inconscientes que todo el mundo sufre. 

En diferencia de la Oración, en esta meditación es muy importante la respiración, no únicamente por lo que hemos visto en las visualizaciones, sino que la respiración igualmente goza con la capacidad de ponernos en contacto con el inconsciente, asunto que trataremos en otro artículo.  

 

 

El resto de tipos de meditación me puede conducir a la sensación de bienestar y calma. En estos tipos de meditación, no siempre se logra ese puerto, en los comienzos,  ya que no siempre lo que se descubre ahondando en nuestra mente es bonito y agradable. 

Aunque sí que podemos asegurar que una meditación seria forma una gran herramienta para combatir numerosos malestares generales.

 

 

Esto de la meditación es todo un mundo.

 

Leave a Comment

Phone: 629 988 396
Fax: 629 988 396
C/ San Vicente, 83 3º dpch. 18
Valencia, 46007, España